Formulario de búsqueda

Titulo

Cometer acto de corrupción no habla mal del funcionario, si no del gobierno

Inicio / Contenidos / Cometer acto de corrupción no habla mal del funcionario, si no del gobierno
Mariano Azuela expone ante empleados públicos Ética en el Servicio Público

Aprovecharse de la situación o de un acto de corrupción, no va a hablar mal del funcionario, sino del Gobierno de Chihuahua, advirtió ante decenas de empleados públicos del Estado el ministro en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Mariano Azuela Güitrón, durante la conferencia Ética en el Servicio Público

"Porque en ese momento -sentenció el jurista-, tiene su representación y debiera meditarse por toda persona que considere que forma parte de él”, 

El abogado egresado de la Universidad Autónoma de México, catedrático, ministro de la SCJN desde 1994 y en retiro desde 2009, así como especialista y promotor del respeto a los derechos humanos además de la promoción de la ética, fue presentado como “uno de los mejores que ha tenido la Corte en tu su historia”. 

“Un personaje singular en la vida del Poder Judicial, una de las figuras que en el servicio público de la impartición de justicia, puede encarnar en los hechos, la palabra y la acción que se compromete con la ética. Le hemos invitado para que desde su experiencia, su biografía personal, su compromiso con la justicia y su tránsito por la Suprema Corte, nos pueda compartir su visión ética sobre uno de los instrumentos que el Gobierno de Chihuahua ha emitido que es su propio Código”, expresó el gobernador, Javier Corral, al presentarlo ante funcionarios y burócratas en el Patio Central de Palacio de Gobierno. 

Bajo ese contexto, el mandatario estatal, refirió la instrucción de sustituir la fotografía oficial del exgobernador, César Duarte Jáquez, con los 15 compromisos de carácter ético para normar y regular la conducta de los funcionarios públicos, al servicio del gobierno de Chihuahua, en esos mismos marcos. 

“Quisimos dejar ahí un testimonio de nuestra voluntad de ir más allá de lo que la ley nos impone, aludiendo a que la ética no sustituye al derecho, sino que complementa y trasciende al compromiso de los servidores públicos con la sociedad”, refirió el gobernador. 

En el desarrollo de la conferencia, el ministro en retiro, recordó la influencia de Javier Corral, en la creación del Canal Judicial para la televisión, al sugerir la práctica de un ejercicio de transparencia y  personalizado en el único órgano de justicia que “no tiene temor de dar a conocer los asuntos jurídicos y cómo se votan. Para algunos, esto es verdaderamente escandaloso, pero pienso que para el pueblo, la transparencia siempre es bienvenida y esto en alguna firma, se lo debemos al gobernador”. 

Mariano Azuela consideró que la verdadera importancia de la ética, debe surgir del convencimiento personal, reflejado en el cumplimiento del derecho y así dirigir el rumbo de una sociedad con carácter jurídico. 

Aludió al primer compromiso del Código de Ética del Estado, referente al concepto de que el servicio público siempre deberá ser para servir al pueblo, quien es el origen y destinatario del mismo, para recalcar que no sólo son los altos funcionarios los obligados a cumplirlo, sino “todo funcionario sin importar la jerarquía laboral". 

“Cuando una persona, de nivel pequeño o mediano, ve una tendencia a aprovechar la situación o un acto de corrupción, no van a hablar mal del funcionario, sino del Gobierno, que en ese momento lo representa. Y eso, debiera meditarse por toda persona que considere que forma parte del Gobierno del Estado de Chihuahua”, señaló el jurista. 

“Participar en un Gobierno es impartir justicia, no sólo en los órganos judiciales, porque en realidad está en todo acto aplicado en torno a los gobernados e implica una definición relacionada con la justicia”, asentó. 

“Hay quienes inmediatamente asumen un desprecio burlón, como en las editoriales que publican que son inútiles y hasta incongruentes esos llamados, pero es la parte más importante de un humano”, indicó Azuela.

Destacó una cita literaria acerca de que “los grandes problemas de México no los puede resolver ni la política, ni la ciencia, ni la economía, esos grandes problemas solo los puede resolver la ética encarnada por personas que buscan ser ejemplo en la justicia, en la verdad, en la educación, en fin, en los grandes valores… Y eso es lo que pienso que debe guiar nuestro comportamiento, que estas personas se multipliquen”. 

Señaló al relativismo, al liberalismo y al individualismo como causantes del rechazo generalizado hacia la práctica de la ética, al hacer creer a las personas que cada quién decide qué es cierto o falso, que "debe hacer lo que se le pega la gana” y que el bien es individual, cuando somos grupos reflejados en sociedades o nación.

Discrepó sobre la “ideología de género”, al exponer que tenía seis hijas y muchas mujeres que son descendientes, porque la sabiduría no es el único fundamento del conocimiento, sino que cualquier persona con rectitud de intención y buena fe, puede descubrirlos. 

“Una cosa es el derecho de la mujer, al uso de su sexo y otra, muy diferente, a matar a la criatura en embarazó por no tener el cuidado de no llegar a concebir a una nueva vida que no quería. Y esto está dentro de los principios naturales que pienso que se deben de abandonar”, apuntó. 

Azuela Güitrón distinguió ente la macro y micro justicia, referentes al interés de una sociedad y al de una persona, respectivamente, para enfatizar que la presente administración gubernamental, debe convencerse de actuar correctamente desde su persona para motivar una réplica común en sociedad y gobierno. 
“Ser libre por ser libre puede ser motivo de orgullo, pero no sirve para nada. La libertad debe servir para que las manos, sin cadenas, construyan un mundo mejor frente a personas que crezcan y se desarrollen y eso, simplemente significa crecimiento y desarrollo de la comunidad”, subrayó el conferencista.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter