Titulo

Evitar consumo de cigarro reduce el riesgo de padecer EPOC

Inicio / Contenidos / Evitar consumo de cigarro reduce el riesgo de padecer EPOC

**El consumo del cigarro incrementa el riesgo de padecer enfermedades bronquio pulmonares y cardiovasculares

Como parte del Día Mundial Sin Tabaco, conmemorado cada 31 de mayo, la Secretaría de Salud exhorta a la población a evitar el consumo del cigarro y con ello reducir el riesgo de padecer la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la cual es común en personas que aspiran el humo del tabaco o carburantes de origen orgánico.

El EPOC se puede presentar en dos formas diferentes, ya sea bronquitis crónica, que implica tos prolongada acompañada de moco, así como enfisema, el cual implica un daño a los pulmones  con el tiempo.

Los riesgos de padecer esta enfermedad, aumentan debido a las sustancias que irritan y dañan los pulmones, las cuales se presentan principalmente en el cigarro, por ello se busca crear conciencia en los habitantes para desarrollar actividades físicas para mejorar la condición de los pulmones, y al mismo tiempo reducir el consumo del tabaco, hasta llegar a su abtinencia.

De enero a la fecha se cuenta con un registro estatal de 65 muertes a causa de EPOC, de las cuales 34 se han presentado en hombres y 31 en mujeres; mientras que en 2018 se presentaron 679 defunciones, siendo 428 en hombres y 251 en mujeres.

Por ello, se recomienda que las personas mayores de los 40 años de edad que se han encontrado expuestos a químicos, polvos laborales, humo de biomasa y al humo del tabaco se realicen un espirometría, que consiste en soplar con tanta fuerza en una maquina pequeña que evalúa la capacidad pulmonar.

La espirometría permite establecer el diagnóstico de la enfermedad, así como cuantificar su gravedad, estimar el pronóstico, monitorizar la evolución de la función pulmonar, evaluar  respuesta al tratamiento y valorar la gravedad de los episodios de exacerbación.

En caso de presentar tos con o sin flema constante, infecciones respiratorias y dificultades al respirar, se recomienda acudir a su centro de salud correspondiente para ser valorado.

La disnea se mide mediante cinco grados, de los cuales van del 0 al cuatro, pues comienza con la falta de aire ante la actividad física o ejercicio intenso. El grado 1, se presenta cuando la persona siente ahogo al caminar rápido en lo plano o al subir una escalera o pendiente suave.

El grado 2, se identifica con la falta de aire a la hora de caminar en lo plano más despacio que una persona de la misma edad. Mientras que el grado 3, es la falta de aire y fatiga que obliga a detenerse cada que se camina una cuadra o 100 metros.

Por último, el grado 4 se determina cuando el paciente siente ahogo a la hora de realizar actividades simples como bañarse o vestirse.

Una vez identificada la patología por el médico especializado se comienza con un tratamiento en la que se trabaja con el paciente para mejorar su salud.